Fotos de China

Y finalmente, una selección de las tropecientas fotos que tengo por aquí.

China 2011 – Picasa

Ahora sí, a pensar en el próximo 🙂

Anuncios

Por fin en casa

Después de 16 hora de espera en el aeropuerto de Pekín, 11 horas de vuelo a Frankfurt y 4 horas de espera allí, casi 3 horas de vuelo a Oporto, 2 horas en bus a Vigo y otras 2 horas en coche a Lugo, por fin llego a casa justo a tiempo para una duchita y a trabajar! jeje. No hay descanso.

Han sido 2 semanitas que se han hecho cortas pero intensas. Me lo he pasado genial y he conocido a mucha gente. Ahora toca organizar todas las fotos que hice que han sido unas 1000, muchas menos de las que esperaba. Y a pensar en el próximo!!

Larga espera en el Beijing Capital International Airport

Las horas no dan pasado, y gracias que aquí hay conexión wifi gratis para todos. La T3 es impresionante. Tenía razón Juanito cuando decía que el techo es altísimo, realmente lo es.

Pero no soy el único que se ha quedado sin volar porque la mitad de los vuelos nacionales fueron cancelados por la nieve.

Actualización: El vuelo a Frankfurt está retrasado 2 horas jajaja. Vamos, que Beijing no quiere que la deje xD

10 febrero: ¿Vuelta a casa?

Bueno, esto era lo que me faltaba para rematar el viaje. Vuelo perdido.

Salgo pronto del hotel para no tener problemas y llegar a tiempo al aeropuerto. Está todo blanco ya que no dejó de nevar en toda la noche, y todavía continua. Cojo el metro y bajo en Dongzhimen para conectar con el tren que lleva directamente al aeropuerto. Todo perfecto, sin retrasos. Me bajo en la Terminal 2, ya que creo que Air France es de las pocas compañías internacionales que siguen operando desde esta terminal (la mayoría están en la nueva y enorme T3). Después de preguntar a una empleada del aeropuerto, me comenta que tengo que ir a la T3, así que le hago caso y voy para allá. Unos 25 minutos en bus. Llego a la T3. Faltan 20 minutos para la hora límite de facturación, tiempo de sobra. En busca de Air France para hacer el check-in me veo obligado a volver a preguntar ya que no lo encuentro por ningún lado y me dicen que está en la T2!! Ya no me da tiempo a coger el bus que me lleve de nuevo a la T2, así que rápidamente me meto en un taxi y como puedo le digo que me lleve cagando cerillas a la T2. El taxista no tienen ni idea y le tengo que guiar yo. Entre que la carretera está algo nevada y que el paisano debe querer ahorrar gasolina llego a la T2 justo a tiempo para facturar. Llego al mostrador de Air France y…vuelo cerrado!! Pero si sólo pasaron 2 minutos!! Genial, ahora si que tengo un problema.

Me voy al mostrador de tickets a ver qué puedo hacer, y después de un buen rato de espera me dicen que mi billete es especial y no tiene opción de cambio. Hay que joderse. Toca irme mañana y encima pagar. Me dicen que el billete cuesta la friolera de 1500€!! Y yo que pagué 430€ por el de ida y vuelta… no puedo pagar eso, así que intento relajarme ya que me estoy cagando en todos los santos habidos y por haber, cojo mi portátil y a buscar. Lo más económico, 570€ esta noche con destino Oporto, con escala en Frankfurt. Con lo barato que me había salido el viaje, al final se jodió todo.

Continuará…

9 febrero: Beijing

El último día lo dedico íntegramente a hacer algunas compras.

Lo primero es irme a una zona de Pekín que no me acuerdo del nombre, ya que me comentan que allí hay muchas tiendas de música. Claro que las había, una calle llena de tiendas de instrumentos musicales, aunque no es lo que buscaba. Al final me acabo comprando un erhu, el típico violín chino (no preguntéis por qué).

Después me voy al mercado de la seda para dedicarle toda la tarde a regatear con los comerciantes. Aquí se hablan todos los idiomas. Sólo con verme la cara ya me dicen: español!! hola qué tal? jajaja. Me echo unas risas con las chicas de por allí.

Para terminar el día quedo con Mu, mi colega del Propaganda, y nos vamos a dar una vuelta por Houhai y entramos en una tienda de té que me dejó asombrado. Me compro un juego de té que ni tenía pensado comprar y nos sentamos a probar unos tés que nos prepara el dueño de la tienda. Al final estamos allí sobre una hora mientras el dueño nos da de probar diferentes tipos de té y nos cuenta muchas cosas sobre tan fascinante arte. Mu, que hacía de traductor entre el dueño y yo, al final me regala 100gr de un té de jazmín que probamos allí. Muy majete el tío.

En esto que salimos de la tetería y está nevando, así que si mañana no puede salir mi vuelo, que alguien vaya a currar por mí, que yo me quedo aquí sin ningún problema y así me busco una novia de por aquí que son todas monísimas 😉

Hoy no hay fotos.