Pop-folk, el reguetón de los Balcanes

Pocas músicas hay tan polémicas como el reguetón, considerado por muchos como un estilo menor y propio de una minoría con nivel cultural inferior. Incluso existen estudios de dudosa (si no nula) fiabilidad que afirman que las personas que lo escuchan poseen un coeficiente intelectual más bajo que el resto de la población.

Músicas desprestigiadas por supuestos intelectuales no sólo existen en el mundo latinoamericano. El caso de los Balcanes es igual de especial. El Turbo-Folk en Bosnia y Serbia, Chalga en Bulgaria, Tallava en Albania y Kosovo, Manele en Rumanía o Skiladiko o Laiko en Grecia se tratan de corrientes musicales con clara influencia de la música tradicional, pero también del rap, reguetón, música balcánica y oriental y, especialmente, de la música zíngara de la etnia gitana de Europa Central.

El denominado generalmente Pop-Folk goza de igual fama que la odiada música latina de beats repetitivos. Esto es debido principalmente a la frecuente utilización de letras con contenido vulgar, estilismos con marcado carácter sexual y vídeos que muestran una imagen degradante de la mujer.

Dicho odio hacia estos géneros musicales en ocasiones ha pasado de un simple desprecio a una dura y exagerada prohibición, como es el caso del Manele, cuya música ha sido hasta prohibida en ciertos ayuntamientos rumanos y que ha pasado de copar casi toda la programación musical en las radios comerciales del país a desaparecer completamente de ellas.

No seré yo el que defienda el contenido machista, sexual y de mal gusto de algunas canciones, pero tampoco se debe criminalizar a un público que encuentra tanto en el reguetón como en cualquiera de las modalidades de pop-folk una forma de divertirse, pero sobre todo de expresarse y mostrar la realidad que se vive en ciertas zonas. Quizá el problema no resida en la música, sino en la exclusión social de los barrios marginales de donde surge ésta. Porque a veces la calidad lírica es proporcional a la calidad de vida de sus autores.

Anuncios

2 comentarios en “Pop-folk, el reguetón de los Balcanes

  1. Sahib dijo:

    El primer video no se ve.

    Del Segundo se lo voy a poner mañana a los compis de trabajo…y triunfo. No deja de ser una variante de la música ligera de cualquier otro lugar del mundo. En este caso, la diferencia puede ser que no entendemos lo que dicen e igual no tienen unas letras tan denigrantes como la mitad de las canciones de reguetton o electrolatino que se pueden escuchar en cualquier disco-pub de una ciudad española

    • Las letras, al igual que en el reguetón, hay de todo, sólo que a nivel mediático una mala hace más ruido que mil buenas, de ahí la mala fama que tienen. Pero lo que más me fascina es ver a gente con un nivel cultural alto disfrutando de estas músicas tanto como pueden disfrutar otros sin apenas estudios primarios con estilos más complejos como el jazz o la música clásica.

      ¡Muchas gracias por leerlo y comentar! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s