Los hijos perdidos de Alejandro Magno

Kalash, Burusho, Nuristani, Pamiri… en cada región un nombre, un idioma, una cultura, pero los mismos rasgos y fisonomía.

Poco se sabe acerca del origen de los grupos étnicos que habitan las regiones fronterizas entre Afganistán y Pakistán desde hace miles de años. Sin embargo, muchas son las leyendas que rodean a estos pueblos, donde cabellos y ojos claros son más que frecuentes.

Niña en el valle de Hunza, Pakistán

Niña en el valle de Hunza, Pakistán

Se dice que son descendientes de las tropas macedonias de Alejandro Magno en sus viajes al Este, y que han conservado su cultura y rasgos característicos tras refugiarse en las inaccesibles montañas del Pamir y Hindu Kush durante siglos. Sin embargo, los escasos estudios de ADN que se han realizado son muy poco esclarecedores a este respecto.

Nuristaníes, Afganistán

Nuristaníes, Afganistán

Algunos, como los Kalash, siguen practicando el Paganismo como religión. Otros, como los Nuristaníes, adoptaron el Islam cuando el emir de Afganistán invadió el antiguo país de Kafiristán (país de los infieles en persa), actual Nuristán, a finales del siglo XIX. A alguno le sonará esta región de la película “El hombre que pudo reinar”, donde Sean Connery y Michael Caine interpretan a dos exploradores británicos que emprenden un duro viaje desde la India hasta Afganistán a través del Himalaya.

Simplemente fascinante.

Kalashas, Pakistán

Kalashas, Pakistán

Central Asia map

Fotos: Google Images

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s