Tashkent

Después de 20 y pico horas de bus, aviones y demás, llego a la capital Uzbeka a las 4:00 y directamente me voy a dormir un rato en una guest house perdida en la ciudad vieja de Tashkent.

Después de haber leído opiniones de mucha gente sobre esta ciudad, la verdad es que no me espero mucho de ella, pero igualmente decido quedarme dos días para encontrarme con dos coleguillas de aquí: Marguba y Maftuna.

El primer día visitamos en inmenso bazar Chorsu y sus inmediaciones. Me encanta esa mezcla de olores al entrar en la parte del mercado de especias.

Mira que he escuchado mil vez maravillas sobre la hospitalidad uzbeka pero hasta que no lo vives en primera persona, no te puedes hacer una idea. Todo el mundo es amable y están dispuestos a hablar contigo en todo momento y ayudarte si es necesario, siempre con una sonrisa en la boca. Aquí el invitarte a cenar a casa de una persona que acabas de conocer está a la oren del día. Y así fue. La primera noche me fui a cenar con la familia que vive con Marguba en Tashkent, ya que ella es de Fergana. Son una pareja encantadora con 2 niños y una niña de 2 años la mar de simpática a la que le gustan mucho los invitados 🙂 Es una casa muy simple y sin lujos, con un patio interior muy agradable. A pesar de su evidente dificultad para llegar a fin de mes, me sacan todo lo que tienen haciéndome sentir como un rey y por fin puedo probar el famoso Plov, la paella uzbeka.

El día siguiente lo dedico a hacer algo de turismo en Tashkent, siempre acompañado de mis guías personales.
Esta noche, es turno de cenar con la familia de Maftuna, una familia de clase media que vive a las afueras de la ciudad. De nuevo, la mesa llena de todo tipo de dulces, frutas y frutos secos que se pueda imaginar. Es asombroso cómo cuidan los detalles a la perfección como podéis ver en la foto. Fue una velada muy agradable en compañía de sus padres (no hablan inglés), su hermana pequeña que habla un inglés perfecto y su hermano de 10 años que es del Barça jaja. Muy majos todos, incluido su vecina que es fan de la cultura turca xD. Finalmente me voy de su casa cargado de regalos para mi familia. Increíble.

Solamente por haber conocido a toda esta gente tan maravillosa, hace que el viaje ya haya merecido la pena y solo llevo 2 días aquí!!

Al día siguiente toca madrugar para volar a Urgench y de ahí a Khiva, la ciudad de las mil y una noches. Aquí hace un frío del carajo y justo hoy cayeron las primeras nevadas en Uzbekistán. Allí a donde voy el frío me persigue. Pronóstico para mañana: mínimas de -8ºC con 70% de humedad y sensación térmica de -16ºC. Genial xD

Por cierto, no os perdáis el detalle del cambio de dolar a moneda local en el mercado negro, o sea, cualquier persona que veas parada en una placita con una bolsa en la mano xD. La foto es de 200$ o lo que es lo mismo, unos 500.000 soms uzbekos. Como podéis comprobar, aquí no gastan mucho en billeteras.

Anuncios

7 comentarios en “Tashkent

  1. Marcos Otero dijo:

    Hola Nano, me gustan esas fotos del mercado, casi puedo oler esa mezcla de aromas de la que hablas. Oye, no te habrás esguinzado la mano agarrando ese fajote de billetes, no? Vete con cuidado tío….y apréndete esa receta del Plov.
    Saludos y disfrútalo
    Marcos

  2. abrahamstoker dijo:

    Chulillo, ves que si me hubieras hecho caso y les llevaras algo del Barca quedabas como un Pepe con ese chaval! Venga dale saludos que èl si que sabe!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s